Publicado el Deja un comentario

Límites y sexualidad

ACOSO
Déjame que te cuente esto. El Acoso sexual es verbal / psicológico o  físico. Desagrada de quien lo recibe ( porque siente miedo, coacción , humillación, intimidación , inseguridad,..).
▫️
Y en resumen es recibir algo que no se quiere y que resulta incómodo o violento (física o psicológicamente), que invade tu intimidad. Porque no has dado consentimiento o permiso (realmente social, todo empieza en la mente) para ese tipo de contenido, conversaciones o comentarios.
 
 

LÍMITES

Si te fijas tiene que ver con los limites.

Límites es dejar de tener una conversación si no quires hablar con alguien. No por ser educad@ debes dar espacio para que se hable de ti y de eso. Ni tienes que aguantar una amistad o un flirteo.

Límites es bloquear a alguien el en whatsapp, sacar a alguien de facebook, no iniciar una conversación con alguien que no te apetece.
Límites es no hacer algo que no quieres hacer, respetar tu gusto.
Cuando lo empiezas a practicar te das cuenta de que esta sociedad domestica para la condescendencia. Sé siempre amable! Simpatic@! Di siempre si! No vas a ser mal educada, desagradable.
 
 
 

 
 
Y esta confusión de límites, de aceptar todo para buscar aceptación y agrado social, de gustar, sucede mas de lo que puedas pensar en chicos adolescentes que empiezan a recibir estre trato de mujeres. Así estamos.
El límite no es ser desagradable. El límite es educado, lo rudo es no entender el límite. No tienes que disculparte, no tienes que dar explicaciones.
No quieres hablar con alguien y punto.
No quieres tener una conversación y punto.
La falta de educación tiene que ver con quien no entiende, no con quien marca sus límites.

 

NUESTROS LÍMITES
 
La nueva generación de madres y padres tiene un bonito rol aquí. Porque la educación sexual no empieza a los 13, cuando eres capaz de decir. No a un pesado. La educación sexual empieza aquí, con los límites. Muy pronto.
Cuando los niñ@s son armad@s para respetar sus límites (si no quiere dar un beso pues no lo da), cuando NO te impones en sus afectos le estás haciendo fuerte. Cuando le enseñas a respectar los límites, no sólo físicos sino emocionales del otro, su vida va a ser radicalmente distinta.
Verdaderamente siento que aprenderemos cada vez a hacerlo mejor, no desde la represión y el control de la energía sexual, desde el secreto y la vergüenza. Sino desde la libertad, la verdad y el respeto.
 
 
Sesiones de acompañamiento y psicología online.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *